LLEGADA AL ACUARIO DE UN SILURO GIGANTE

El pasado día 22 de marzo llegó a nuestras instalaciones un ejemplar de siluro (Silurus glanis) de 225 cm y unos 90 kg de peso. Éste magnífico ejemplar fue recolectado por el pescador Alberto Millán en Monasterio de Rueda, Escatrón, y posteriormente donado al Acuario de Zaragoza.    

Esta especie de pez se ha hecho muy popular, no sólo en Aragón, sino en todo el mundo, gracias al serial de “Monstruos de Río”, en el cual aparecen ejemplares de más de 2 metros de longitud. Silurus glanis es una de las especies de mayor tamaño de pez de río que existen en el mundo, únicamente superada por 2-3 especies de similares características.          

El animal fue trasladado a un tanque de la cuarentena fría del acuario de Zaragoza, donde fue desparasitado y monitorizado durante cinco días. Una vez que se comprobó que el animal se encontraba bien se volvió a trasladar al siluro esta vez a un tanque de cuarentena caliente, paso previo a la introducción en su tanque definitivo de exposición. En este nuevo tanque el animal fue desparasitado de nuevo y controlado durante hasta que el pasado 11 de abril, tras 2 semanas y tras comprobar que el animal se encontraba bien y que comía, fue trasladado a su tanque definitivo representativo del Río Ebro.    

El cambio del animal a distintos acuarios antes de introducirlo en su tanque definitivo se debe a que es necesario aclimatar paulatinamente al animal a su nueva casa, ya que este pez cuando fue recolectado en el Río Ebro la temperatura del agua se encontraba a unos 10ºC, cuando pasó a la cuarentena fría del Acuario, el agua se encontraba a 16ºC para finalmente pasar a la cuarentena tropical a 23ºC, la temperatura del tanque de exposición es de 25ºC.    

El siluro es un pez de gran talla que suele alcanzar los 250 m de longitud y más de 100 kg de peso (aunque está descrito que pueden alcanzar hasta 500 cm de longitud y 306 kg de peso). Su dorso es oscuro y el vientre blanco con reflejos. Tiene la cabeza ancha y plana con seis barbas bucales. Este pez vive en aguas tranquilas y profundas, algo turbias y con poca corriente, generalmente de tramos bajos de ríos y grandes embalses. De hábitos bentónicos, se reproduce entre mayo y junio pudiendo prolongarse hasta septiembre.   

  El ejemplar que actualmente se encuentra en el Acuario de Zaragoza es, si no el más grande, uno de los más grandes del mundo que se mantienen en acuarios públicos. Valga como ejemplo que el Acuario de Singapur mantiene un animal de 2 metros de longitud, y al enterarse de la existencia del nuestro, de 226 cm, nos contactaron con bastante interés e asombro para pedir más datos del ejemplar en cuestión.    

Este animal, que llegó al Acuario de Zaragoza, calculamos tiene más de 25-30 años. El día posterior a su llegada regurgitó el alimento ingerido en las últimas fechas y pudimos observar la presencia de plumas, huesos y espinas de gran tamaño. Este hecho nos permite asegurar que este pez había ingerido aves, mamíferos y peces de grandes dimensiones (carpas de 4-5 kilogramos por ejemplo) los días previos a su captura.   

  El Silurus glanis es originario del Este de Europa, Asia Central y Asia Menor, y fue introducido a principios de los años 70 (1974) por su interés piscícola y para repoblar el curso bajo del Ebro con peces depredadores que frenasen el aumento de la población de carpas. En la actualidad es una especie frecuente en grandes embalses de la cuenca del Ebro como los de Ribarroja y Mequinenza, así como el tramo de confluencia con los ríos Cinca y Segre. También aparece a lo largo de todo el eje del río Ebro y en sus afluentes principales, canales y acequias asociados (Canal Imperial, Canal de Tauste).  

   La introducción de esta especie exótica ha provocado una alteración de la estructura trófica de los hábitats fluviales. El siluro depreda peces autóctonos, anfibios, roedores y aves. Las especies exóticas, o alóctonas, son aquellas que se hallan fuera de su área natural de distribución y las invasoras son las que proliferan causando daños al medio ambiente, a otras especies o a las actividades humanas y económicas.   

  Debido a su potencial colonizador y constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, esta especie ha sido catalogada en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 1628/2011, de 14 de noviembre, estando prohibida en España su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.     La exposición de esta especie tiene un gran valor educativo, ya que podremos poner cara a una de las mayores amenazas que acechan a las especies autóctonas del Río Ebro, y concienciar a los visitantes que vengan al acuario sobre el peligro de la introducción de especies exóticas, ya que alteran gravemente los ecosistemas donde logren instaurarse.     Te esperamos!!!!